domingo, 14 de julio de 2013

Compás de espera



Es momento de cerrar por ahora las puertas de este blog.

No recuerdo en cual de esas viejas películas que pasan por la tele los sábados por la tarde, se decía: "cuando una puerta se cierra, una ventana se abre"... o algo parecido. Me viene a la memoria esa remanida frase porque lo que cuenta ahora es que esa ventana quede abierta de par en par para que por ella entren nuevos e inspiradores aires.
Mientras tanto, Vellohomo descansará un tiempo..., y también hará que sus visitantes descansen de él.
Yo tendré que aprovechar ese tiempo, pues necesito ocuparme de muchas cosas por venir, trabajo, afectos, y demás accidentes vitales en los próximos meses, y por tanto, no podré ocuparme de esta cotidianidad vellohomesca como realmente quisiera.
Me despido entonces, y dejo -eso sí- este café funcionando para todo aquel que quiera dejar estampada en palabra su visita.
A mis entrañables tertulianos, un gran abrazo y mi gratitud de siempre.

los quiere, Franco.