sábado, 22 de septiembre de 2018

Delicias primaverales

Perdón por el título edulcorado, pero no se me ocurre otro teniendo en cuenta los beneficios propios de esta estación de días cálidos y soleados que propician estas vistas espectaculares de deliciosos manjares listos para ser catados.
Sí, soy de los que no pueden dejar de mirar el atrapante espectáculo que ofrecen las camisas abiertas y las prendas livianas de escotes amplios y generosos. Mis ojos tienen que ir allí siempre. Es lo primero que miran. No puedo -ni quiero- controlarlos. Es más fuerte que yo.
Los pelos vuelven a ser los protagonistas. Parecen salir por todos lados, como si el emerger así dependiera de esa fuerza incontrolable que infunde la primavera.