lunes, 11 de diciembre de 2017

Calor

Salir a la calle con este calor es tarea agobiante. Pero no todo es un infierno en esta jungla de cemento. Las temperaturas altas no se padecen en soledad, si no que todos las sufrimos. Y es cuando vivimos cierta paradoja: estos climas propios de un averno nos llevan a situaciones celestiales. Entonces nos sentimos en el cielo cuando estamos rodeados de hombres tan sudados como nosotros. ¿Qué importa ese agobio, si todos los mojados vellos masculinos asoman por doquier para estimular nuestro más absoluto deleite?
Este post te va a dar calor.






































3 comentarios:

jay dijo...

Franco: tema caliente el de hoy con estupendos ejemplares sudorosos.
No podrás publicar más hombres morochos, tipo porteño de esos que matan, como el de la primera foto?
Un abrazo

seba dijo...

Ni con aire acondicionado se baja la temperatura con este post!!!!

Franco dijo...

Jay,
me encantaría poder hacer todo un post con nuestros infartantes porteños, pero no abundan en red, igualmente, muchos de los que están aquí podrían pasar por argentinos, verdad? en fin, hasta que salga con una cámara de fotos por la ciudad, te lo debo...!

Seba,
La única solución es quitarse toda la ropa, tal vez estemos más fresquitos... y así y todo... mmmm... no sé.