miércoles, 28 de septiembre de 2016

El cuentito de fin de mes


"No pude dejar de tocarlo..."


Es increíble como suceden las cosas. Y en el momento menos esperado. Pero lo que sobrevino en aquel largo fin de semana otoñal, me cambió la vida para siempre.
Corría el mes de mayo y yo estaba abrumado por cosas de mi trabajo. Mi idea fue huir aprovechando aquellos tres días libres, dejar atrás Buenos Aires hacia la casa de la costa. También mi esposa estaba liada con unas planificaciones que tenía que entregar, y, a último momento decidió no venir conmigo. Insistí en viajar juntos, juro que lo hice, incluso mencioné que sin ella no tenía mucho sentido escapar en pos de esos días de descanso, pero finalmente me convenció de que fuera de todos modos, solo. Al principio me pareció raro, ya que nunca había ido sin ella y tampoco había pensado en esa posibilidad, viajar solo..., lo pensé unos minutos, y me di cuenta de que encontraba interesante la situación. Siempre he tenido una vida interior muy rica, y hacía mucho tiempo que no disfrutaba de mi propia soledad como lo hacía en mi vida de soltero. Accedí, pero con la condición de dejarle el auto, para que pudiera manearse cómodamente en mi ausencia.
Después de cinco horas de autobús, llegué finalmente a la casa. Nuestra casa de verano, a la que adoraba por la paz que siempre me había ofrendado, circundada de arbustos, hiedras y árboles. Pero ahora el jardín estaba irreconocible bajo un tapiz de hojas muertas y ramas desnudas. Solo los pinos grandes me reconciliaban con el verdor buscado. Estaba nublado y el frío, a esa hora de la madrugada, era insoportable. Un otoño poco habitual, decían los informativos: récord de bajas temperaturas, heladas, sudestadas..., y lo cierto era que, a pesar de mi gabán abrigado, estaba temblando y mis dientes rechinaban sin control.
Cuando entré tiritando a la casa, directamente fui a encender la calefacción. Fue imposible: la gran estufa a gas instalada en la chimenea no quiso funcionar. ¿Qué hacer?, debía calentar la casa para hacerla habitable inmediatamente. Era tanto el frío que seguramente haría un par de grados bajo cero. Era vital encender la estufa. Pero todo fue en vano, probé una vez tras otra, y nada.
Aún metido dentro de mi abrigo, tomé el teléfono para llamar a Don Hugo, nuestro gasista de confianza. Me atendió un contestador automático. Por cierto, aún era muy temprano. Esperé un par de horas y entretuve mi cuerpo entumecido con un café bien caliente. Disqué nuevamente el número sin ninguna suerte. ¡Cielo santo! ¿Qué iba a hacer sin calefacción?. Más que desesperación, se apoderó de mí un enojo incontenible. Estaba furioso. Maldije la situación, y como por reflejo salí de la casa. Empezaba a salir el sol, y al menos, caminaría para entrar un poco en calor. En la caminata pensaría que hacer.
Me encaminé hacia el mar a paso rápido. Llegué a la playa. Estaba desierta y corría un viento helado que me acobardó al instante. Aún no sabía qué hacer. Desde mi celular llamé a Hugo. Al fin pude localizarlo, pero me dijo que estaba trabajando en Mar del Plata y que le sería imposible pasar por casa hasta el día siguiente. ¡Hasta el día siguiente!. Así y todo, debía tomar una decisión: buscar a alguien que pudiera arreglar la estufa o volver a Buenos Aires.
El viento me azotaba la cara. Enfilé por una calle que nunca había transitado y a unos cien metros de la playa me llamó la atención, como otras veces, aquella casa grande de estilo europeo rodeada de un jardín hermoso y bien cuidado. Avancé más y divisé un cartel que decía: "Hostería Walhala". Me acerqué para admirar el verdor del parque, sus flores y sus árboles, y entonces vi que alguien trabajaba agazapado junto al cerco. Supuse que sería el jardinero. Al verme, levantó su vista, aún con las manos en la tierra. A diferencia de la gran urbe porteña, la gente lugareña siempre es amable y muy locuaz con los transeúntes, sean turistas o vecinos, por lo que me animé a acercarme. Y no sé por qué, pero me sentí obligado a decir algo:
- Lo felicito por el parque  – dije tontamente, un poco incómodo y temeroso de me creyera un fisgón. Él me miró con sus ojos celestes y me sonrió.
- ¡Gracias!, es un trabajo que disfruto mucho.
El hombre tendría cerca de cincuenta y tantos años. Medio calvo y muy canoso, me sonreía mostrándome sus perfectos dientes blancos enmarcados bajo espesa barba. Acomodó sus gafas para poder observarme mejor y se puso de pié. Era alto y vestía una camisa a cuadros. Por lo visto había entrado en calor y había dejado su chaqueta tejida a un lado. Era fornido y grueso sin llegar a ser gordo. Sus facciones amables y fuertes, invitaban a la charla.



- ¿Entonces, usted es el jardinero?
- Entre otras cosas.
- ¿Por casualidad no será usted gasista?
- Oh, no, me temo que no. Apenas me las arreglo haciendo el jardín, el mantenimiento general de la casa, ya sabe, de todo un poco, y nada en especial - dijo sin dejar de sonreír.
- Es una hostería encantadora. ¿Usted es el dueño?
- Sí señor.
- Tengo una casa en la Villa, a pocas cuadras, y siempre me gustó detenerme a mirar su parque. Lo felicito. Es un lugar hermoso.
- Gracias. ¿Usted vive aquí? – interrogó haciéndose sombra con la mano, pues el sol le daba de lleno en la cara, plateando magníficamente su barba blanca.
- No, en Buenos Aires, acabo de llegar para pasar el fin de semana.
- Parece que le tocó frío.
- ¡Terrible, no puedo parar de temblar!
- Acá estamos acostumbrados a fríos así, y en invierno más, cuando caen las heladas.
El hombre iba a decirme algo después de ponerse un poco serio al ver que estaba tiritando, pero en ese momento se me había ocurrido una idea:
- ¿Cuánto cuesta una habitación simple? – pregunté indagando sus expresiones.
- Pero hombre, ¿porqué no entramos a la casa? Venga, pase por aquí, y tomemos algo caliente.
- No quiero interrumpir su trabajo... – dije tímidamente, pero con enormes deseos de cobijarme en algún sitio cálido.
- Por favor, señor, pase usted – fuimos hasta la casa y abriendo la puerta, me hizo un gesto con la mano para que entrara.
¡Ah!, en el interior de la hostería reinaba una temperatura excelente que me devolvió el alma al cuerpo. Me inundó el rico aroma de la casa, una mezcla de maderas enceradas, leña ardiendo y canela lejana. Era un sitio amable y en el hogar ardía un generoso fuego. 
- Está caliente aquí, ¿verdad? – dijo, mientras se abría unos cuantos botones de su camisa. Me llamó la atención la gran cantidad de largos pelos blancos que se le escaparon fuera. Se disculpó para ir a lavarse las manos y volvió al instante con dos tazas de humeante café.
- Ante todo, me presento – me respondió – mi nombre es Peter..., Peter Albrecht.
- Mucho gusto. Y digo, señor Peter ¿tendrá alguna habitación disponible? - pregunté, mirando los precios de las habitaciones que hallaba totalmente razonables.
El hombre me miró intrigado, y después de unos segundos preguntó:
- ¿La habitación es para usted?
- Verá, sucede que al llegar a mi casa, comprobé que estoy sin calefacción, y mi gasista no vendrá sino hasta mañana.
-¡Caramba, ahora entiendo! Pues claro que tengo disponibilidad, de hecho en este momento no hay ningún huésped en la casa.
-¿Ninguno?
-Ninguno, señor. Lo que pasa es que a pesar de estar en temporada baja, bien baja, diría yo, siempre he querido mantener la casa abierta durante todo el año. Así que puede usted elegir la habitación que más le guste – me dijo riéndose de buena gana -. Venga por aquí, le mostraré el lugar.
Mientras seguía a Peter, y ya restablecido con mi temperatura habitual, observé cada rincón: plantas, muebles antiguos, confortables sillones, un piano alemán con candelabros de bronce reluciente, viejas fotografías, cuadros, afiches de la Oktoberfest de Munich, de la Theresienwiese, de distintos paisajes bávaros, porcelanas y alfombras sobre maderas relucientes, e innumerables objetos interesantes. Al llegar a la escalera, me dijo:
- En este momento no tengo habilitada la planta superior, como usted imaginará no hay muchos visitantes en esta época del año. Pero no crea, en invierno ya empiezan a llover las reservas.
- Me imagino.
- Pase por aquí, por favor.
Entramos a una habitación con cama matrimonial, era tan sencilla como encantadora. Él descorrió la cortina de la ventana dejando entrar todo el verde de los pinos aledaños y una luz soleada que manchó agradablemente la alfombra bordó con flores.
- ¿Es de su agrado?
-Es perfecta – dije sonriendo –, como usted se imaginará no tengo que pensarlo mucho: la tomo. ¿Podría quedarme desde ahora?
- Claro que sí. Por la mañana una mucama dejará en orden su habitación, y yo mismo sirvo el desayuno en el salón comedor.
- Muchas gracias, iré a traer mis cosas y enseguida vuelvo. Aquí le dejo mi adelanto.
- Por favor, no tiene que hacerlo. Lo estaré esperando. ¿Desea que suba un poco más la calefacción?
- No, verdaderamente así es una delicia, fíjese que ya entré en calor desde el momento en que entramos.
Peter me acompañó hasta la puerta y me dio un apretón de manos, amable y sonriente. Sus ojos claros volvieron a clavarse en mí con toda su intensidad, y algo, una extraña sensación de vulnerabilidad repentina, hizo que tuviera que bajar los míos.
Mientras regresaba a casa, llamé a mi esposa y le comenté lo sucedido. Extrañamente, sentí algo raro mientras estaba hablando, y reconocí cierto sentimiento de culpa por haber decidido dormir en la hostería. A ella le pareció lo más lógico del mundo, aunque se entristeció por mi suerte.
Al regresar a la hostería, encontré a Peter en la sala, leyendo y fumando su pipa. Se levantó al instante y me dio la llave de la habitación:
- Aquí tiene, señor, y también la llave de la entrada principal de la hostería, en esta época del año cierro siempre después de las veinte horas.
Peter me sonrió, entre seductor y servil. Sabía hacer sentir muy bien a un huésped, eso era indudable. Me retiré a la habitación y dispuse mis cosas en el baño, abriendo la ducha que enseguida llenó todo de vapor. Entonces reparé que no tenía toallas. Llamé a Peter por el teléfono que estaba en mi mesa de luz y él, deshaciéndose en disculpas se apresuró a traerme unas toallas. Ya me había quitado los pantalones y desabotonado la camisa cuando sentí golpear la puerta.
-¡Adelante! – dije, desde el otro extremo de la habitación, ocupado en quitarme las medias.
Peter entró y avanzó hasta la silla para dejar allí las toallas. Nunca fui demasiado pudoroso, lo admito, tal vez por eso me pareció de lo más natural continuar con lo que estaba haciendo. Me di vuelta a tiempo que me terminaba de quitar la camisa, quedando sólo con mi ropa interior. Vi que Peter me observaba, inmóvil.
-Gracias, señor Peter, es usted muy amable – dije, pero él parecía turbado, sin dejar de observarme de arriba a abajo. De pronto, para mi sorpresa, sentí un poco de vergüenza: nunca un hombre se había quedado mirándome así. Por fortuna, Peter reaccionó como si volviera en sí, se disculpó nuevamente bajando la vista, y salió tropezándose con la alfombrita bordó con flores.
No le di importancia al asunto, me desnudé y me metí a la humeante ducha. Apenas sequé mi cuerpo me metí en la cama. El día comenzaba, pero como había viajado por la noche, me habían dado ganas de dormir un poco. La mullida cama invitaba al sueño. El contacto de las frescas y limpias sábanas con mi piel desnuda me hizo estremecer y curiosamente tuve una rápida erección. Entonces, sorprendentemente, mi mente encontró la imagen de Peter con su camisa abierta, sus espaldas anchas y sus pectorales sobresalientes. Toqué mi velludo pecho y acaricié mis pezones. Y en un momento dejé en sitio lejano mis cuarenta y seis años y me sentí como un adolescente. Comencé a masturbarme lentamente pero la actividad no pasó de una suave caricia, pues poco a poco fui cerrando los ojos y me dormí. Tal fue la profundidad de mi descanso que pasaron las horas y se hizo la tarde.
Entonces me desperté sobresaltado a causa de unos estridentes golpes. Me incorporé, presté atención: eran golpes en la pared, exactamente sobre mi cabeza, provenientes de la habitación contigua. Me extrañaba, pues recordaba que Peter me había dicho que la hostería estaba vacía. Enseguida tomé el teléfono y llamé a Peter.
- Hola, Peter, discúlpeme, pero estoy escuchando unos ruidos muy raros... ¿tiene idea de qué está pasando?
- Voy para allá enseguida – me contestó preocupado.
Pero antes de que Peter llegara descubrí la razón de los ruidos, pues a los golpes se sumaban gemidos y quejidos. ¿Entonces había alguien en la habitación de al lado? Sentí golpear a la puerta y como estaba desnudo, respondí desde la cama:
- ¡Adelante!
Peter entró serio e intrigado.
- Señor ¿qué sucede?
- Me imagino que ya no soy el único huésped, ¿no es así?
- ¿Por qué lo pregunta, señor?
- Por los ruidos..., y por... – y no tuve que seguir explicando, porque los golpes (evidentemente provocados por una cama moviéndose golpeando contra la pared) y nuevos gemidos provocaron que Peter abriera los ojos como platos.
- ¡Dios mío!, nunca pensé que se escuchara tanto de una habitación a otra.
- No se preocupe..., no es su culpa..., además..., ahora me quedo tranquilo, pensé que era algo más grave - dije poniendo una cómica expresión.
- Hace un par de horas llegaron a la hostería dos nuevos huéspedes... – empezó a explicarme Peter.
- Muy enamorados, por cierto... – observé sonriendo.
- Sí, a mí me parecía, señor, pero ¿cómo iba a saberlo con certeza?, si son...
- ¿Qué?
- ¡Dos hombres!
- Ah ¿sí? - dije, sonriéndome un poco, divertido por la expresión de Peter.
- Sí. Y yo me extrañé un poco porque les había gustado que la habitación tuviera cama matrimonial.
Intenté contener la risa ante la actitud de sorpresa de Peter y me incorporé más aún en el respaldo de la cama. Ahora los ruidos habían cesado pero los gemidos iban in crescendo. Le hice un significativo gesto de cejas a Peter.
- Vaya..., – dijo Peter subiendo las cejas también y acomodándose los anteojos  – de lo que no hay duda es de que esos dos la están pasando muy bien.
- Ya lo creo – dije riendo.
- Pero si usted lo desea, señor, ya mismo lo cambio de habitación.
-No, Peter, no se moleste – volví a reír – después de todo, en algún momento tendrán que dormir, ¿no?
Ahora los gemidos se hacían más intensos. Peter, que miraba hacia la pared, ladeando la cabeza como queriendo atravesarla con los oídos, estaba cada vez más circunspecto y atento. Se había quedado estático, y bajando sus lentes, examinaba lo que oía con gesto atento. Yo también presté atención, la situación me había parecido divertida al principio, pero de pronto, me di cuenta de que Peter estaba cada vez más interesado en lo que oía.
- ¡Escuche, escuche...! – me dijo con una mano en alto.
- Sí, sí, escucho... ¿qué cosa?
Peter subió más la mano, como haciendo un gesto para que me callara, atento a las voces que gemían de placer.
- Es increíble ¿Cómo pueden gozar así?
- Bueno... – empecé a decir, extrañado por el tono de la pregunta – creo, Peter, que si dos personas se desean...
- No, no, yo me refiero a otra cosa...
- ¿Otra cosa?
- Sí, otra cosa... digo... ¿Cómo será?
- ¿Cómo será qué cosa, Peter?
- Bueno, no me haga caso, señor..., cosas que a uno le pasan por la cabeza..., no es nada importante...
- No lo entiendo...
- Me preguntaba...
- ¿Sí..?
- ¿Cómo es que dos hombres pueden gozar tanto entre ellos?
- Pues... yo, Peter... no lo sé..., pero me imagino que de la misma manera que gozan un hombre y una mujer – dije encogiéndome de hombros.
- Claro. Por supuesto. Bueno, olvide lo que le dije, no tiene importancia. Entonces: ¿está seguro de que no quiere pasarse a otra habitación? mire que tiene para elegir.
- No. Esta me gusta mucho, y en cuanto a los ruidos... – los dos sonreímos – ya me acostumbraré, descuide. Después de todo, siempre es lindo cuando dos personas se quieren de esa manera.
- Dios le conserve ese poder de comprensión.
- No vaya usted a creer que lo tengo. Hay tantas cosas que aún no comprendo..., no se da una idea.
Peter me miró mientras le decía esto, y nuevamente se fijó en mi torso desnudo. De pronto me di cuenta que la sábana apenas cubría el vello de mi pubis. Instintivamente subí la sábana y le sonreí artificialmente.
- Sí. A mí me pasa lo mismo - dijo después de un silencio, bajando la mirada.
Peter hizo un gesto con la cabeza, se disculpó una y otra vez, y salió rápidamente de la habitación.

***

Cuando el día estaba cayendo, salí a caminar por los alrededores y regresé a la hostería después de cenar, algo entrada la noche. Después del crepúsculo, había bajado mucho la temperatura y hacía un frío terrible, por lo que la sensación de bienestar al entrar a la sala fue instantánea. A la media luz de las lámparas, encontré el sitio desierto. Tomé mi llave y me encaminé a la habitación. Pero al pasar por la conserjería vi la puerta entreabierta de la salita privada de Peter y había luz en su interior. Apenas me asomé, Peter notó mi presencia y me saludó cordialmente desde adentro.
- ¿Cómo le va? ¡Pase, pase...! – me dijo amablemente.
- Buenas tardes, Peter, ¿cómo está?
- Adelante, hombre, sólo estaba haciendo tiempo, esperando la llamada de mi esposa desde Buenos Aires.
El hombre estaba frente al televisor, sentado en un gran sillón. Entonces noté que su pierna derecha estaba apoyada en alto en una silla sobre una pila de almohadones.
- Pero, Peter ¿qué le pasó? – dije algo alarmado.
- ¡Me caí! Metí el pié en un pozo mientras estaba con mis pensamientos!
- ¿Pensamientos? pero, ¿en qué estaba pensando?
- No estoy hablando de los pensamientos de la cabeza, no señor, sino los de mi jardín.
- Ah, las flores...
- Sí, de esos pensamientos tengo muchos, de los otros, no tanto. Bueno, no, a veces pienso demasiado.
Reímos con ganas.
- ¿Se torció un tobillo?
- Me torcí algo... no sé qué, pero me duele un poco y se me ocurrió poner la pierna en alto.
- Hizo bien, pero ¿cómo fue? – dije entrando a la habitación y quitándome el abrigo.
- ¿Que cómo fue? ¡Pues muy ridículo! – me contestó gesticulando con sus brazos en alto y dramatizando cómicamente el accidente. Reí de buena gana, ese hombre tenía una simpatía muy particular - y para colmo, me metí en el mismo pozo que ya conozco a la perfección, ¿se da cuenta?. En fin... los años no vienen solos, señor, siempre traen algo de estupidez...
- Bueno, a cualquiera le puede pasar ¿cómo está la pierna? ¿necesita algo?
- Vaya, usted es muy amable... le agradezco mucho, pero no, no se preocupe.
Peter estaba vestido solamente con una blanca bata de baño. Se veía que había salido de la ducha recientemente, pues aún tenía el cabello húmedo y los pelos del pecho que asomaban estaban peinados por el agua. Miré su pierna en alto, descubierta hasta la mitad del muslo y le volví a preguntar:
- ¿Dónde es el dolor?
- Es aquí – me indicó con ambas manos apoyadas en su peludo muslo – si la muevo, veo las estrellas. ¿ve?.... ¡Ah!
- No sea tonto y quédese quieto – dije acercándome más a él. Volví a mirar su pierna. Era musculosa y extremadamente velluda - Déjeme ver.
Peter se quedó callado mientras yo posé mis manos suavemente en su muslo. No me costó mucho encontrar la rigidez del esguince.
- Tenga cuidado, por favor – rogó Peter, retrayéndose un poco sobre su sillón y tomándome instintivamente por el brazo.
- Descuide.
- No... es que...
- No me va a decir que tiene miedo...
- ¿Miedo? ¡No!... bueno... tal vez un poco...
- Confíe en mí. Tengo algo de experiencia. A ver... ¿siente?, aquí está el problema – dije buscando y encontrando el recorrido del tirón al tacto - Relájese. Déjeme ver que podemos hacer.
Me incliné sobre él y fui haciendo un leve masaje desde la rodilla y subiendo por el muslo. Lo hacía muy suavemente y con movimientos circulares. Cuando llegaba cerca de la entrepierna, volvía a repetir el movimiento partiendo nuevamente desde la rodilla.
- ¿Le duele?
- No – contestó Peter siguiendo seriamente el recorrido de mis manos.
- ¿Ha visto? Solo relájese – lo tranquilicé. Él tomó el control remoto, apagó el televisor y quedamos en un silencio total.
-Es verdad: usted tiene unas manos muy expertas... – me dijo con voz algo trémula.
Me arrodillé en el piso, al borde del sillón para estar más cómodo, sin dejar de masajearle el formidable muslo. No sé en qué momento, pero de pronto me sentí cada vez más interesado en ese contacto – casi íntimo – con el hombre que yacía a mi lado. Ya no podía dejar de tocarlo. Experimentaba un raro temblor en todo el cuerpo y un asombroso considerable ante ese nuevo placer de frotar una textura tan masculina. Sí, me gustaba. Se sentía muy caliente, la piel suave, la textura firme, y..., esa caricia constante de los vellos entre los dedos, era inquietante. Entonces subí un poco más, metiendo accidentalmente una de mis manos por debajo de la bata. Pero no la retiré: había algo definitivamente agradable en esa especie de rito viril que se da cuando dos hombres se miran, se tocan, se alivian sus cuerpos como si se conocieran de toda la vida. Su calor corporal me invadió y me desbordó una bella vibración interior.
En un momento, noté que Peter se había relajado casi por completo y había dejado de hablar, muy atento a lo que yo hacía. Mis manos subían y bajaban por su pierna y él abrió cada muslo, primero uno, después otro; para facilitarme la tarea. Fui tomando consciencia del placer que sentía. Jamás había hecho cosa semejante y una sensación de total sensualidad me embargó completamente. Sí, sensualidad, aunque mis manos se deslizaran por el cuerpo de un hombre (o mejor dicho, precisamente por eso).
Miré a Peter y comprendí que le pasaba algo similar. Nos sonreímos muy levemente –casi cómplices – y observé como él llevaba una mano a su pecho, entrando un poco por su bata algo abierta, a tiempo que se acariciaba lentamente el torso. Sentí el ruido que hacía el recorrido de su mano por entre los pelos blancos que poblaban el centro de su pecho y una pulsión casi eléctrica me bajó hasta las piernas.
Recordé las palabras que Peter había dicho en mi habitación acerca del amor entre hombres, y comencé a sospechar que algo especial iba a pasar entre nosotros. Ambos estábamos propiciando lo que todavía no presentíamos. Pero no me preocupé en detener lo que fuera a suceder.
Mientras tanto, mis manos masajeaban – o acariciaban, más precisamente – el lado interno de su muslo, y casi sin darme cuenta, se encaminaban cada vez más hacia la ingle. Peter se acomodó un poco la bata, subiéndola unos centímetros.
- ¿Duele, Peter?
- En absoluto.
- ¿Siente alivio?
-No sabe cuánto, señor... por favor, continúe – dijo con el registro de su voz descendido.
Como autorizado por esas palabras, mi mano derecha avanzó aún más, y desapareció bajo la bata, ahora deliberadamente. Sin embargo tenía un miedo terrible de tocar algo que no fuera su pierna. A la vez, no dejaba de desear que eso ocurriera. Quizá por eso mis movimientos dibujaban indecisos derroteros de ida y vuelta. Entonces, ante mis ojos siempre escrutadores, él se aflojó un poco el nudo del cinturón que ceñía la bata a su cuerpo. Inmediatamente la abertura de la prenda sobre su pecho fue más amplia y pude contemplar un paisaje más extenso. Por debajo de sus abundantes pectorales, dos surcos que los delimitaban con su abdomen alto eran el comienzo de una barriga peluda y algo prominente. El cinturón quedó tan flojo que con un mínimo movimiento la bata se hubiera abierto por completo. Mi mano, casi tan ansiosa como mi deseo, seguía su viaje hacia la entrepierna oculta. Fue cuando se topó con una textura blanda, muy velluda y suave al tacto. Fue sólo una sutil y breve vecindad sobre el dorso de mi mano, pero que me hizo caer en la cuenta de que Peter no llevaba ropa interior. Repetí disimuladamente el movimiento, casi al límite de lo voluntario, y comprobé que había rozado apenas las pesadas bolas de Peter. Volví por más, una, dos, tres, varias veces. Sentí una piel suavísima, mórbida y más fresca que la del acalorado muslo masajeado. No encontré oposición a esos leves toques. Sus vellos me acariciaban dulcemente y yo, ya no pude quitar mi mano de ese sector. No, no pude dejar de tocarlo.
De pronto volví en mí, y me percaté de que tenía una fuerte erección. Mi miembro, estaba incómodamente atrapado en la apretada prisión de mis pantalones vaqueros. Decidí seguir adelante, curioso y cada vez más imbuido en esa voluptuosa situación.
Como si Peter hubiera respondido a mi ávida exploración, desanudó por completo el cinturón de su bata, pero hizo algo que me excitó aún más: ¡no la abrió! No. No cometió ese vulgar acto de obviedad. Quedó floja y mostrando poco y nada. Pero, eso sí, la abertura de la prenda me dejó ver el recorrido del fuerte camino de pelos atravesando el torso desde el centro de sus tetas hasta por debajo del ombligo, ensanchándose y haciéndose más tupido a medida que bajaba. ¡Era todo lo que podía ver, y era tanto, que me sentía embriagado! Definitivamente, aquello que sabemos delicioso para nuestros ojos, y que queda (premeditadamente o no) oculto bajo un manto de leve protección, es, precisamente por ese velo, algo mucho más deseado, tal vez hasta la desesperación, que si se nos mostrara en toda su plenitud.
Mis manos, finalmente, se aventuraron hasta la entrepierna. Mis dedos se hundieron entonces en una cálida maraña de pelos. La sensación táctil era sorprendente.
- Ah... creo que me siento mejor – murmuró moviendo el pie.
- Hizo bien en darse una ducha. Eso distiende y afloja la musculatura.
- Sí, me metí en la bañera con agua muy caliente.
El sólo hecho de imaginar a ese hombrote desnudo en la bañera me provocó una vibración en la dura verga. Yo tenía una mano en la parte externa del muslo casi en el límite con su nalga, y la otra en la parte interna. Ésta última se había quedado rozándole un testículo y en mi mente, ya podía visualizar tamaño y forma de esa parte genital. Peter, que había deslizado una mano hasta una de sus tetillas, aprovechó el movimiento y lo usó para apartar un poco más su bata. Me regaló la visión de un grisáceo matorral de vellos cubriendo su zona púbica. Era increíble la extensión de esos largos pelos, saliendo ensortijados hacia todas direcciones. ¿Diez? ¿Quince? no sé cuántos centímetros tenían esos vellos, pero me maravillaba que estuvieran allí embelesando todos mis sentidos. Afortunadamente, pensé, las únicas tijeras que Peter usaba eran las de podar, y solamente en su jardín, era evidente que jamás había cortado sus pelos que crecían naturales y abundantes donde la vista se posara. Masajeando intensamente la base del muslo me acerqué aún más a Peter, de manera que mi cara estaba a muy pocos centímetros de su torso semi desnudo.
- ¿Le molesta la bata? – me preguntó calculadoramente.
La pregunta me asombró. Su voz había sonado apenas audible, como si hubiera querido acariciarme con ella. Me quedé pensativo y lo miré a los ojos. Entonces me animé a decir:
- Eh..., bueno... – comencé a balbucear, pensando aceleradamente qué palabras usar. Y eso fue suficiente para que él apartase en silencio la bata hacia ambos costados de su cuerpo, entregado y expectante.
Y como un telón descorriéndose, la bata se abrió despaciosamente y yo asistí a un espectáculo subyugante. Retiré un poco temeroso las manos hacia la rodilla y fijé mi vista en el sexo descubierto de Peter. Sus piernas abiertas dejaban libremente en reposo sus dos enormes bolas, que descansaban sobre el mullido almohadón del sillón. Eran dos grandes pelotas rosadas, cubiertas de fino vello y desparramadas perezosamente hacia ambos lados. Sobre esa mórbida base, su miembro aparecía dormido entre los testículos y la espesa nube de pelos. Encapullado totalmente en un generoso prepucio, parecía estar dispuesto a recibir órdenes para la acción. No llegaba a ser muy largo, su punta no llegaba a apoyarse en el sillón, pero tenía un tronco bastante grueso y corpulento. Peter apartó un poco más la bata y yo subí mis ojos hasta el pecho que se me manifestaba espléndido en toda su anchura.
Peter tenía un cuerpo relleno y macizo, era fuerte y sus carnes rollizas tenían una firmeza desbordante de virilidad. Aprecié asimismo sus gordos y suculentos pezones, había que buscar con la mirada lo que la abundante vellosidad se empeñaba en ocultar: pulposas aureolas rojas, ovaladas y puntiagudas.
- ¿Se siente mejor, Peter? – dije casi inmóvil.
- ¿Ya terminó? – interrogó con ojos implorantes.
- Si quiere, continúo.
- Sí. Por favor, siga, lo hace usted muy bien.
Con mayor intensidad, desplegué mis manos nuevamente, yendo directamente a la entrepierna, desde donde generaba el mayor alivio. Con tenues toques circulares, cada tanto chocaba con la epidermis de su sexo. Él abrió más aún sus piernas, y sus genitales pesados y blandos se volvieron a acomodar. Se echó hacia atrás como quien se despereza y me animé, siempre con el corazón en la boca, a avanzar más con dos de mis dedos, llegando a pocos centímetros de su ano por debajo de sus pelotas. Sobre mis dedos sentí el peso de esa gran bolsa peluda, experimentando el indescriptible contacto con esa textura tersa y suave. Presioné allí y como un reflejo, Peter abrió más sus muslos. Tomé eso como una invitación a su intimidad más privada y seguí guiado por el velludo camino hasta el borde mismo de su ano. ¡Ah! ¡qué delicia palpar la zona más vulnerable de un hombre!. Yo estaba totalmente excitado, y podía percibir cuando mi verga, empalmada al máximo, derramaba cada tanto gotas de líquido pre eyaculatorio.
Me acerqué inclinándome sobre el regazo de Peter, al máximo de las posibilidades, pues estaba pegado al sillón. Su verga me pareció admirable y hermosa, de una belleza estética nunca advertida hasta el momento. Seguía dormida, arrugada, pesada y remolona entre sus testículos, pero evidentemente, había cobrado consistencia. Aún con mis dedos debajo de su escroto, moví con una pulsión intensa su piel, entonces todo su sexo se sacudió perezoso. Parecía como si estuviera despertando a un animalito dormido, que no quería – o temía – salir del letargo.
Con la cabeza apoyada hacia atrás en el respaldar del sillón, Peter volvió a acariciarse el pecho con movimientos en círculo, raspando su piel y dejándome escuchar de nuevo ese rumor maravilloso de su mano deslizándose por los duros pelos blancos. Miré sus pezones: estaban excitados y se habían achicado en circunferencia para crecer en longitud, duros, erguidos.
Cuando volví mi mirada hacia abajo, noté que su verga empezaba a sostenerse por sí sola. Con mi otra mano, avancé por sobre su otro muslo. Llegué hasta la ingle y entonces, con las dos manos ahora, inicié un firme masaje simétrico en la unión de la pelvis con los muslos. El sexo de Peter comenzó a moverse avivado por mis movimientos envolventes y acariciantes.
A propósito retiré un momento mis manos para poder así observarlo mejor. Su pene estaba creciendo, lentamente. Pero a pesar de que quería abalanzarme sobre él, me contuve presa aún de un temor contenido. Entonces apliqué nuevamente mis manos calientes sobre sus entrepiernas, y subí esta vez (siempre sin tocar sus genitales) hasta el pubis, empezando a masajear toda la zona por encima del pene. Primero pasé las palmas rozando apenas las puntas de los pelos, luego ahondé más hasta apoyarme en su cálida y firme piel. Estaba en la gloria, nunca había hundido mis manos en lugar parecido. Me enredaba entre el vello crujiente y recorría de un lado a otro ese enorme triángulo del bajo vientre. La verga, finalmente, pareció obtener un permiso muy esperado y se levantó latiendo vigorosamente. En cada latido, iban apareciendo venas gruesas y poco a poco, todo el pesado tronco fue poniéndose de pie. Cobró dimensiones considerables, doblando su tamaño en largo y ancho, mientras eso sucedía, la piel fruncida del prepucio se descorría y el formidable glande, húmedo, violáceo, asomaba con su cabeza hinchada. Cerré mis dos manos como un anillo aprisionando fuertemente las bolas y el duro falo de Peter. El ardiente aparato lanzó una dadivosa muestra de su líquido cristalino que se derramó hasta mis manos. Cuando aflojé la presión, el pene mantuvo su erección apuntando hacia arriba.
- ¿Cómo está? – le pregunté después de tragar saliva y remojar mis labios con la lengua.
- Creo que mucho mejor, señor.
- Veamos entonces: póngase de pié.
Rubén se levantó sin dolor alguno. Yo aún estaba arrodillado a su lado, por lo que el enhiesto miembro casi chocaba con una de mis mejillas. Peter, mirándome desde arriba, tomó su bata y se la quitó por completo. Abrí mis ojos como platos frente a la contundente desnudez de Peter.
Permanecí arrodillado, en principio porque no atinaba a moverme dado lo excitante de la situación, y también porque mi visual desde ahí era realmente de privilegio. Con voz trémula le pedí:
- ¿Quiere darse vuelta?
Peter, respirando algo agitado, obedeció lentamente. Su gran trasero, firme y cubierto de pelos enmarañados, quedó a pocos centímetros de mi rostro. Volví a hacerle otro pedido:
- ¿Podría abrir bien las piernas?
Entonces apoyándose con las manos en el respaldo del sillón se inclinó hacia delante y separó bastante las piernas. Como plomadas de carne, aparecieron sus testículos, colgando. Los miré y percibí como se contraían y aflojaban dentro de sus bolsas tapizadas de pelos grises.
- ¿Así está bien?
- Sí – contesté, y llevé las dos manos al muslo que había estado masajeando antes, pero ahora situando todo mi trabajo en el lado interno y directamente en la ingle. Estiré y presioné muy intensamente toda la zona mientras me regodeaba con su culo casi abierto ante mí. Del magnífico surco descendía la peluda zona del perineo que llevaba a la suave textura de las pelotas. La lámpara de la habitación proyectaba su contraluz y de cada vello emanaba una iridiscencia casi feérica. Mis manos subían y bajaban "masajeando" el lugar afectado, pero la visión de ese culo tan impresionante me tentó a querer tocar sus nalgas redondas. Instintivamente me mordí el labio inferior y llevé mis manos hacia cada glúteo. Entonces acaricié muy suavemente la tersa y pilosa piel, era blanda, una textura turgente y dócil a los movimientos de mis dedos. Acentué la intensidad de mis caricias y probé allí la continuación de mis masajes. Sutilmente abrí las nalgas y lo hice muy... disimulada, cuidadosamente, como para mirar entre el peludo y profundo valle sin ser demasiado obvio. Peter estaba entregado a mí, y como no tuve resistencia por su parte, me animé a abrir un poco más y el ano apareció descubierto y rosado. La hilera de pelos bajaba hasta sus bolas y acerqué mis pulgares al umbral mismo de ese oscuro agujero, sin dejar de masajear.
Estaba a punto de meter mis dedos en ese cálido habitáculo y mi boca se había acercado considerablemente. Diez centímetros, ocho... seis... cinco... cuatro... ¡y la magia, oh crueldad, se rompió en pedazos cuando el sonido del teléfono invadió el silencio de la habitación!
Peter saltó como un resorte y se apartó de mis manos y mi cara. De pronto todo se enfrió y él se apresuró a tomar la bata nuevamente. Se la puso como pudo como si sintiera que el teléfono fuera una cámara de televisión que lo estaba registrando. Con rápidos y torpes movimientos  atendió. Me hizo un gesto como justificándose y con una expresión de consternación que me produjo algo entre lástima y ternura, dijo con voz destemplada pero firme "Hola..., ah, ¿cómo estás, querida?". Habló, intentando recomponerse y haciendo grandes esfuerzos por que su voz sonara con la calma habitual de un cotidiano momento.
Me quedé de una pieza, aún arrodillado. Pero pronto me sobrepuse y al ver que Peter me volvía a hacer un gesto con la mano que no se definía entre la disculpa o la directiva de tomar distancia, consideré que era mejor dejarlo hablar a solas con su esposa. Me levanté y me pasé las manos por la cara, mirando a Peter. Él se estaba poniendo la bata y me daba la espalda como para concentrarse aún más en la charla telefónica.
Salí de la habitación algo avergonzado y esperé unos minutos, confundido, sin saber qué hacer realmente. Finalmente decidí retirarme a mi cuarto. Estaba tan excitado que mi erección no quería bajarse por nada del mundo. Me quité la ropa y me acosté en la cama. Deseaba que Peter viniera y me golpeara la puerta. Quería estar con ese hombre. Quería continuar ese clima que había sido roto de una manera tan despiadada y llegar a la última consecuencia posible.
Pero Peter no vino. Sentí los ruidos en la otra habitación. La parejita había vuelto al hotel y escuchaba su conversación lejana. Pensé en Peter una vez más, mis sentidos lo ansiaban con locura. Me pareció escuchar sus pasos detrás de la puerta... una vez más deseé frenéticamente que esa puerta se abriera, que él, desnudo, viniera a mí..., pero en vano. Quedé tendido en la cama, quieto, con el velador encendido, envuelto en los ruidos vecinos que recomenzaban..., y en algún momento, que ahora escapa a mi memoria, me quedé dormido profundamente.

***

El murmullo de la lluvia me despertó. Eran como las 9 de la mañana. Me desperecé y recordé súbitamente el episodio que había vivido la noche anterior con Peter. Inmediatamente mi sexo cobró vida nuevamente y me acaricié todo el cuerpo. Era un día gris y por la ventana entraba escasa luz. Me dio frío y me tapé con las sábanas. Al poco rato sonó mi teléfono. Era Peter.
- Señor, tiene un llamado.
- ¿Un llamado?
- De un señor Hugo.
¡El gasista! Ya me había olvidado por completo de él y de la situación en mi casa. Pero lo que me llamaba más la atención era la voz de Peter, inmutable, como si nada hubiera pasado. En realidad: nada había pasado. Preferí no decirle nada, y le contesté que me pasara la llamada al cuarto.
- Sí, señor. ¿Desea desayunar?
- Sí, claro – contesté enseguida, pero al momento se me ocurrió algo mejor - Peter, por favor..., quisiera...
- ¿Sí, señor?
- Quisiera pedirle por favor si me puede traer el desayuno a la habitación.
Se hizo un breve silencio, un silencio denso y lleno de sonidos intrínsecos, como si en ese momento ambos hubiéramos podido escuchar nuestros propios diálogos internos.
- ¿Peter? ¿Sigue ahí?
Finalmente Peter balbuceó:
- Sí, señor.
- ¿Se siente mejor hoy? - me atreví a indagar, siendo consciente de que mi pregunta era algo impiadosa.
- Sí, señor.
- Me alegro. Entonces - insistí - ¿sería tan amable de traerme...?
- El desayuno. Claro, señor. Enseguida se lo llevo. Ahora le comunico la llamada  – y me pasó la llamada de Hugo.
El gasista me decía que esa tarde iba a poder pasar por mi casa, finalmente. Me tomé un tiempo para contestarle, y como obedeciendo a un reflejo impensado, le dije que no iba a poder estar allí, y que en todo caso, yo lo llamaría nuevamente. Colgué y me llevé una mano a la boca, sorprendido por mi propia  respuesta. Pero de inmediato me sentí muy contento por lo que había dicho. Sonreí complacido y me acurruqué entre las sábanas, disfrutando mi decisión de quedarme en la hostería. ¿Cuánto tiempo iba a quedarme? No me importaba. Ahí estaba muy bien. Y ahora no pensaba de ninguna manera volver a la casa. Solo pensaba en Peter.
Sentí llamar a la puerta. Iba a levantarme a abrir cubriéndome con la toalla, pero después me abandoné de nuevo en la cama y desde allí exclamé un firme "adelante".
Peter entró con la bandeja del desayuno en sus manos.
- ¡Buenos días!
- Buenos días, Peter – dije, incorporándome en la cama.
- ¿Descansó bien? – me preguntó, a tiempo que me devoraba con la vista, con una expresión seria y algo abrumada.
- Muy bien. ¿Y usted?
- También. Pero permítame. – Peter dejó la bandeja en la mesita, y como yo intentaba acomodarme, me ayudó ahuecando un par de cojines detrás de mi espalda. Las sábanas sólo me cubrían hasta el ombligo y mi desnudo torso quedaba impúdicamente expuesto ante Peter. Él se turbó un poco, y tal vez por eso no terminaba nunca de acomodar las almohadas detrás de mí. Luego trajo la bandeja y la situó ante mí. Mis sábanas se deslizaron un poco más abajo y eso me excitó mucho, sabiéndome a un paso de quedar con mi sexo al aire en cualquier momento.
- ¿Así está bien? – dijo Peter apartándose un poco y bajando un poco la vista hacia el surco de mis pelos que se perdían bajo la ropa de cama.
- Sí, muchas gracias – contesté. Y como me dieron ganas de desperezarme aún más, estiré mis brazos por encima de mi cabeza, bostezando sin tapujos. Miré a Peter y sentí que la bandeja en la cama era como un obstáculo entre él y yo, así que la deposité en la mesa de luz.
- Si no desea nada más... - dijo, yendo hacia la puerta.
- ¿Así que su pierna está mejor entonces?
Peter se volvió y se quedó mirándome sin saber qué contestar. En ese momento, ¡un bendito momento!, mis vecinos de habitación empezaron a hacerse escuchar. Volví mis ojos hacia la pared sin mover la cabeza. Sonreí cuando los gemidos se fueron haciendo más intensos. ¡Los muy bribones empezaban de nuevo! Peter también escuchaba atentamente en silencio. Entonces nos volvimos a mirar. Peter se acercó a mí:
- Está mucho mejor, señor, gracias. Apenas siento un pequeño tirón aquí.
- ¿Dónde?
- Aquí – y se acercó mucho más, tocándose el muslo.
Extendí mi mano y me estiré saliendo un poco de mi cómoda posición en la cama. Toqué el muslo de Peter por encima de su pantalón, pero esta vez nuestros ojos permanecieron en una fijeza mantenida. Ahora la parejita de al lado lanzaba gritos entrecortados. Bajé la vista hasta la entrepierna de Peter y pude constatar un admirable y viril bulto. Sin retirar mi mano, alargué la otra y la posé en la otra pierna, como queriendo comparar ambos tendones. Peter empezó a respirar pesadamente. Yo exploraba sus dos muslos sobre la gruesa tela del pantalón. Entonces, como estaba incómodo, me incorporé mucho más, saliendo por sobre la sábana que quedó trabada en mi duro pene, como si éste fuera un perchero. Peter miró eso y se mordió los labios.
- Parecería que está mejor, pero no alcanzo a sentirlo en los dedos... – balbuceé.
Peter también se tocó los muslos, chocando un poco con mis dedos. Entonces dijo:
- Es que la tela del pantalón es un poco gruesa – y lentamente llevó sus manos a la hebilla del cinturón, la aflojó y se abrió uno a uno los botones de la bragueta. El pantalón cedió y entre los dos lo bajamos dejándolo caer al piso. Tenía un calzoncillo blanco, de tela muy liviana y, por bragueta, una abertura sin botones al frente. La enorme verga pujaba por salir por esa abertura. Podía ver parte de su piel, y muchos pelos que se escapaban afuera. Me arrodillé sobre el borde de la cama, la sábana se destrabó y sentí la libertad de mi dureza pendular en el aire. Entonces puse mis manos sobre sus muslos ahora desnudos y sentí en mis manos el calor y la delicia de su piel nuevamente. Peter abrió su boca, pues la agitación invadía todo su pecho, y no dejó de observar mi verga enhiesta, completamente excitado. Subí mis manos y las introduje por entre las perneras del calzoncillo. Al hacerlo, la abertura se abrió y como movida por un resorte, la erección de Peter se disparó hacia fuera saliendo por la bragueta. El líquido que mojaba su extremo me salpicó en la cara y ante mí tuve otra vez ese miembro maravilloso.
Devoré con la mirada esa verga llena de venas palpitantes y finalmente la tomé con mis dos manos. Peter lanzó un sonoro gemido y pareció perder el conocimiento. Y casi al mismo tiempo que mis dedos tocaban su durísimo falo, sentí su estremecimiento incontenible y la acelerada agitación de su pecho. Me quedé inmóvil, expectante. Por un segundo que duró años, ambos nos miramos hondamente... entonces la verga de Peter tembló de nuevo y lanzó un chorro de semen que fue a chocar contra mi pecho desnudo. Él dejó escapar un nuevo gemido profundo y su sexo derramó otro trallazo de esperma entre mis manos estáticas, asestando la descarga cerca de mi boca... Peter se contrajo violentamente y me lanzó otro chorro, y todavía otro, aún más débil... y pronto me vi bañado por su líquido caliente y espeso. Arqueado sobre sí mismo, con los ojos cerrados, casi tumbado sobre mí, Peter se apoyó sobre mis hombros a tiempo que sentía todo el placer de su orgasmo contenido desde la noche pasada.
Aún con su miembro duro entre mis manos, él se incorporó rápidamente como despertando de un sueño y entonces se apartó tímidamente. Yo me quedé quieto, con la interrogación en mi mirada. Peter no atinó a mirarme, se puso nuevamente los anteojos, subió torpemente sus pantalones y cubrió su sexo chorreante y levantado. Terriblemente turbado, con un gesto cercano al pánico, angustiado, retrocedió, buscó la puerta con su mano, y salió de la habitación dejándome en una total perplejidad. En la habitación contigua, los gritos seguían victoriosos. Odié a esos tipos con toda mi alma.

***

Pasé todo el resto del día en mi habitación, pensativo y con miedo de salir y encontrarme con el confuso rostro de Peter. Supe que todo había sido muy fuerte para él, pero, a pesar de que quería hacerlo, no sabía cómo acercarme a ese hombre. El hecho es que no dejaba de pensar en él.
Terminó el día y empezó otro. Ya no llovía, la mañana estaba radiante y hasta había dejado de hacer tanto frío. Peter me había evitado todo ese tiempo y yo no sabía qué hacer, pues se acercaba el momento en que debería regresar a Buenos Aires y yo tenía (me era imperioso) volver a estar con él otra vez, al menos para cruzar un par de palabras básicas.
Entrada la tarde, sentí un rumor en el jardín y me asomé por la ventana. Era Peter que trabajaba muy concentradamente rastrillando el césped. No lo había visto en todo el día, así que fui raudamente en su búsqueda. Cuando salí al jardín no lo encontré, entonces me di cuenta de que el pequeño cuarto donde guardaba las herramientas tenía la puerta entreabierta. Me dirigí allí inmediatamente. Cuando entré, casi con miedo, vi a Peter que estaba de espaldas, acomodando unas tijeras de podar. Él se volvió, me miró con mucha profundidad y con una calma que me dejó pasmado. Tenía la camisa abierta. Ante la visión impactante de su pecho peludo quedé electrizado, apenas sin saber qué decir. Los dos nos miramos por un instante que pareció eterno. Entonces escuché su voz, tenue, resignada, que me decía:
- Señor, ¿desea algo? – dijo, eludiendo toda realidad y atrincherándose en su personaje de amable hotelero.
- Usted sabe que sí... es más, usted sabe lo que deseo, Peter. Ambos sabemos por qué vine en su busca.
- Señor, por favor, olvidemos esto... – dijo volviendo a acomodar unos utensilios del jardín.
- Es inútil – continué – no puedo olvidar nada...
Peter me miró y bajó los ojos, muy pensativo:
- Por favor, señor.
- ¿Y usted? ¿Usted sí puede olvidarlo todo?
- Tiene razón. Yo tampoco..., pero...
Y no pudo continuar. Hice un pequeño movimiento buscando el picaporte de la puertecita y la cerré tras de mí. Peter tragó saliva y pareció inquietarse, enseguida pude ver en sus ojos avivarse una vez más el fuego del deseo, creciente, incontenible, acelerando respiración y parpadeo. En menos de un minuto nos quitamos la ropa, movidos por idéntica necesidad. Nos miramos entonces, la luz que se colaba por la pequeña ventana era suficiente como para mostrar uno a otro nuestra más absoluta desnudez.
Sin poder contenernos más, nos abalanzamos en un encuentro aún temeroso y torpe. El primer contacto fue el de nuestros brazos. Al bajar la mirada, vi mi erección prominente y segura, mientras que su miembro se endurecía pesadamente entre pequeños latidos. No pasó mucho tiempo en el que los dos sexos se chocaron como durísimas espadas, haciéndonos estremecer. Aún estábamos muy asombrados de esa mutua atracción. Nuestras caras estaban muy cerca, nuestros alientos se mezclaban. Nos mirábamos fijamente, como indagándonos, ebrios de deseo. Entonces él dio el primer paso. Abrió levemente sus labios y avanzó en busca de los míos. Yo tenía miedo, pero no imaginé retroceder, ni siquiera podía elucubrar una defensiva. En realidad no quería. Dejé que me besara y que por primera vez un hombre tomara posesión de mi boca. Cuando su lengua apareció entre mis labios, supe que iba a amar a ese hombre. Él notó mi temblor, tomó mi cara en sus manos y aumentando poco a poco su ardor prolongó ese beso hasta hacerme perder la noción del tiempo. Quedé hipnotizado al sentir la contundencia de su contacto, pues no solo lo sentía en la boca, sino que rápidamente, su cuerpo me había poseído como una enredadera abrazando un árbol. Era más grande que yo, en altura y anchura, por lo que me sentí pequeño en el calor de su piel.
Su boca empezó a querer explorar distancias más lejanas que las que rodeaban mi boca, entonces siguió besándome en el cuello, hombros y pecho. Me tomaba los pectorales y se hundía en mis pelos. No podía respirar normalmente, la salida y entrada del aire se me cortaba a medida que ese hombre iba acariciándome y lamiéndome con esa lengua hambrienta de mí. No sé en qué momento su boca llegó a mi pene, pues en un momento en que bajé la vista, vi desaparecer mi erección entre sus labios. Sus bigotes se juntaron con los pelos de mi pubis y mi verga quedó envuelta en un calor y humedad alucinantes.
- Jamás hice esto – dijo buscando mi mirada.
- Yo jamás sentí esto – le contesté con mis ojos entrecerrados.
Peter continuó chupándome la verga con más intensidad, mientras sus manos se metían poco a poco por el surco de mi trasero. Yo creí desmayar, pues por delante me invadían unos labios extraordinarios y por detrás sus dedos iban acariciando lentamente la puerta de mi ano. Tuve que sostenerme apoyándome en sus anchos hombros para no caer, tal era el placer que me subyugaba. Entonces me aparté de él, porque sentía que iba a venirme entero. Él se puso de pié y me abrazó nuevamente. ¡Qué bien me sentía en sus fuertes brazos! Nos volvimos a besar. Mis manos se me fueron, casi solas, hacia su pecho. Los grandes pezones se alojaron entre mis dedos. Estaban duros, calientes, y empecé a masajearlos sintiendo como él gozaba ante ese contacto. Reemplacé mis manos por mi boca, ávida de probar ese nuevo sabor. Una a una, fui alternando esas tetillas al contacto de mi lengua, mientras que con mis manos recorría el máximo de espacio corporal que pudiera abarcar al tacto. Choqué con la dureza de su miembro y me apropié de él con las dos manos. Qué rígido se sentía... y a la vez ¡qué suave!. Con sus enormes tetas en mi boca, recorrí todo su sexo, metiéndome por entre sus pesadas bolas, llegando hasta el perineo y volviendo a subir, acariciado por los largos pelos que cubrían toda la zona.
No pude más, me arrodillé ante él y con el amenazante mástil ante mi cara, observé por un instante lo que había decidido engullirme: un palpitante tronco con sus venas muy gordas, chorreante de líquido transparente, que se balanceaba levemente mientras apuntaba hacia arriba. Lo tomé desde la base, por detrás de sus peludos testículos y lo apunté definitivamente hacia mi boca abierta a más no poder. Él acompañó ese gesto adelantando su pelvis y depositándome el gran órgano sobre el borde mismo de mis labios. Entonces me precipité sobre su glande brilloso y tragué cada centímetro de tan crecida longitud. Al principio fue muy extraño, era como si mi raciocinio reprobara esa acción, mientras que mi deseo y mi cuerpo se satisfacían agradecidos.
Él giró sobre sí mismo y yo abrí bien sus nalgas. ¡Qué sublime era tener su amplio culo tan cerca! El camino que me mostraba su surco abierto me orientaba hacia su agujero bien dispuesto a recibirme. Se me hizo agua la boca y no dudé en lamer tempestuosamente su culo. Peter se apoyó en la pared, respirando vehementemente. Abrió sus extremidades para facilitar que mi boca se hundiera lo más posible en su franca anatomía. Tomé su verga y lo masturbé lentamente, sintiendo el descorrer fácil de toda la piel de su prepucio. Cuando el ano estuvo bien aceitado con mi saliva, introduje un dedo. Entró fácilmente, comprobando la dilatación admirable de Peter. Abrí más sus glúteos y metí otro dedo. Peter comenzó a gemir y él mismo se tomó de las nalgas para apartarlas hacia ambos lados. ¡Sorprendente! Mi lengua lo penetró volviéndolo a lubricar. Entonces entraron tres dedos en la caliente abertura, a tiempo que él apoyaba un pié sobre un baúl. ¡Glorioso! Pude ver su rosado interior, listo para ser complacido.
Me incorporé acercando la punta de mi pija al húmedo hueco de su culo. Él me rogó que no le hiciera daño, que fuera muy despacio. No le contesté nada, solo le besé tiernamente la nuca. Sentí entonces su entrega total, ardiente y pasional, y abrió todo lo posible su trasero ante mí. Su apetito era mayor que su temor. Tanteé el camino con mi glande. El contacto era estupendo. Avancé un poco más, sintiendo como la saliva hacía resbalar mi miembro hacia el interior. Él empujó hacia mí su culo portentoso y la punta de mi poste se adentró entre los pliegues. Peter se quejó, mordiéndose los labios.
-¿Duele? – le pregunté susurrante al oído.
-Sí, pero quiero sentirlo dentro de mí.
Entonces, animado por su propia ambición, seguí besándolo en el cuello, mientras mi pubis avanzaba más y más. El calor de su hoyo me quemaba y sin casi darme cuenta, mi verga se hundió hasta la mitad. Peter gritó, buscando mi boca con la suya. La recibí, acariciándolo dulcemente con mis manos, pero sin retroceder en mi firmeza. Su ano se iba abriendo a cada arremetida, y yo sentía como después de cada envión, la piel, elástica, se adaptaba a su enhiesto invasor. Finalmente, todo mi sexo quedó inmerso en su culo, y ambos quedamos inmóviles, aunque agitados y cubiertos de sudor pese al frío del ambiente. Entonces muy lentamente, comenzamos a movernos en leves ondulaciones y pronto nuestro ritmo se hizo más y más acelerado, aunque aún cuidadoso. Sentía su interior alrededor de mi verga hambrienta de fricciones, y me enloquecía cada vez más. Volví a preguntarle:
-¿Te duele?
-Ya no... ahora solo siento placer... y es un placer increíble – me contestó sonriendo emocionadamente.
Nos sentíamos muy unidos. Yo lo atraía hacia mí asiéndolo por los pechos y él hacía lo mismo jalándome por los muslos hacia su cuerpo. Lo poseí con toda mi pasión, pues mi sexo entraba en él con acalorados empellones. Su erección, que no había bajado un solo centímetro, era admirable... quise tener su rígida verga en mis manos y comencé a bombearla sin detenerme. Entonces Peter empezó a vibrar y a gemir cada vez más. Comprendí que iba a acabar y redoblé el movimiento de mi pelvis así como el de mi mano alrededor de su pija. En medio de un grito sonoro y prolongado mi mano se llenó de caliente esperma. Con involuntarias convulsiones, el cuerpo de Peter se arqueó bajo el mío, y abrió sus manos sosteniéndose de mí para no caer al piso. Aún no habíamos cesado en nuestros sensuales movimientos cuando de pronto sentí que iba a eyacular en cualquier momento. Quise salir de él, pero Peter, intuyendo que iba a descargarme muy pronto, me sostuvo poniendo sus manos en mis glúteos a tiempo que me atraía fuertemente hacia sí. Quedé prisionero de sus sacudidas, sin poder salirme de su ano. Fuera de todo dominio, mi garganta estaba lanzando unos gritos ahogados y estridentes. Fue increíble, me derramé entre espasmos de placer como nunca antes había tenido y sentí como mi semen inundaba el hermoso culo de Peter, totalmente entregado a mi goce extremo.
Mi miembro, aún hinchado y palpitante, estaba aún en su interior cuando la voz de Peter me acarició:
- Ahora va a ser mucho más difícil olvidarnos de esto.
- No solo eso,... sino que no vamos "a querer" olvidarlo – le contesté, besándole una y otra vez el cuello y la línea de sus hombros
- ¿Te vas hoy? – me preguntó. Era la primera vez que me tuteaba, eso me arrancó una tierna sonrisa y le respondí:
- Sí. Tengo que irme, Peter.
- ¿Volverás?
- Siempre.
Nos vestimos y salimos en dirección a la casa. Después pasamos el resto del día en mi habitación, intuyendo el principio de lo que nos iba a pasar en poco tiempo. Cuando volví a Buenos Aires, había cambiado. Fue el gran cambio de mi vida, fue el de ambos... y fue el definitivo.
Como dije antes, a veces cuesta creer como suceden las cosas. Y en el momento menos esperado. Pero suceden. Afortunadamente suceden.


Franco, 2006