jueves, 21 de junio de 2018

Solsticio de invierno

Adoro el invierno.
Es tiempo de quedarse en casa, de hogares encendidos, de humeantes cafés, de mantas  compartidas envolviendo tu desnudez y la mía, de tardes grises que se disfrutan cuando las ves por la ventana abrazando a tu amado. Es tiempo de calentarse, en todos los sentidos posibles. Es tiempo de cobijarse en los profusos vellos de tu pecho. De quedarse allí por horas, abrigado y seguro.
Vengan pues, días crudos, estoy bien preparado.


































2 comentarios:

Fabrice dijo...

Con el N* 17 un invierno en Groenlandia pasaría en un momentito.
Oh! las tardes de invierno acurrucados bajo las frazadas para al rato volar las mantas y su calor suplido por el de los cuerpos enlazados.
Fabrice

Amir dijo...

Wow