sábado, 28 de marzo de 2020

Pelos que incomodan

Afortunadamente, y en líneas generales dependiendo del marco correspondiente, un hombre mostrando su torso desnudo no es considerado -culturalmente hablando- una falta al decoro. No es penado por las leyes de lo púdico ir semidesnudo por ahí, pues desde las más antiguas actividades deportivas hasta las primeras películas de Tarzán, ver a un macho en cueros no fue nunca algo escandaloso.
Eso sí, un tema aparte siempre fue el vello corporal. A través de determinadas "censuras", y sobre distintas maneras de suprimir los pelos naturales del pecho, brazos, abdomen y axilas, quedó comprobado que el vello masculino (que por otra parte es un sello distintivo de lo viril), era, por lo menos, un punto incómodo e inquietante que había que suprimir, para el bien y tranquilidad de toda la sociedad. Un hombre va a mostrarse sin camisa, muy bien, pero, ¡atención!, que salga depiladito, por Dios.
Y es comprensible, ¿no lo creen así?, hasta a nosotros, seres adictos a la pilosidad masculina en todas sus expresiones, a veces nos escandalizan (en el buen sentido) imágenes de velludos que nos dejan absortos y con la boca abierta.
Sobre la depilación y sus modas (en auge actualmente), y esa particular censura producida al afeitar actores de cine, por dar un ejemplo, podríamos hablar horas. Sí, ya hablaremos de ello.
Mientras tanto, recorramos este festival de torsos desnudos y díganme si, efectivamente, ¿estos cuerpos velludos nos atraparían de la misma manera que si fueran lampiños?




































































5 comentarios:

Philippe dijo...

Salut Franco, merci pour tous ces poilus de ce jour, j'ai toujours eu un faible pour eux, c'est si bon de passer sa main au travers des poils d'un compagnon où qu'ils se trouvent, je te souhaite une bonne fin de semaine et t'envoie plein de gros bisous depuis la Suisse, Philippe

Fabrice dijo...

"No way", un hombre lampiño me recuerda a un pollo desplumado. A veces un tipo no muy agraciado parece sexy por los vellos que lo adornan.
Y los actores que afeitan, que desperdicio. No hay más que ver a Montgomery Clift, con o sin vello, y notar la carga erótica que le agregan los pelos.
Fabrice

Henri dijo...

Sin duda, atracción por el vello masculino. No entiendo porqué la depilación de algo tan natural e intrínseco al hombre como es el vello corporal. Incluso la genética tiene su parte en el vello varonil mas o menos denso.

Ahora bien, tampoco debemos despreciar cuerpos masculinos con poco vello o sin él (no afeitados, sino, porque no les crece). Pueden ser tambien varoniles; cierto, menos atractivos, menos eróticos. Sigamos pues admirando a esos bellísimos hombres peludos, y dejemos vivir a los lampiños sin el vello que no tienen por naturaleza y que les haría sin duda, mucho mas deseados.

Para todos vosotros que estais en casa, y desde la mía, un gran abrazo. Henri.

tonyitalian1951@comcast.net dijo...

Verdad, verdad, mil veces. Gracias Fabrice y Henri. Saludos a todos!!!
Tonyitalian

Waufrid dijo...

El vello masculino es tan poderoso, que sin él tienes que ser más hermoso para conseguir el mismo atractivo. Por ello, deleitarnos con esta galería, es como la puesta a punto para una sexo-fiesta de fin de semama. No necesitas más complemento para causar sensación.